Hevolución, el proyecto colombiano de movilidad con hidrógeno verde

Por las calles de Medellín circula un Hyundai con celdas de combustible, que es recargado en la primera estación de su tipo en Sudamérica.

Colombia es uno de los países que más rápido avanza en el desarrollo del hidrógeno verde en la región. El país publicó su estrategia el año pasado y ya cuenta con dos pilotos de producción de hidrógeno. ¿Cuál es el siguiente paso? La movilidad. El transporte es por excelencia un sector contaminante. De hecho, según cifras del Banco Mundial, éste emite cerca de un cuarto del total de las emisiones de carbono relacionadas con la energía. En el caso de Colombia, el transporte es responsable del 12% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Para conocer más sobre los esfuerzos para descarbonizar el sector, desde H2LAC conversamos con Juan Camilo Munera, director de investigación, desarrollo e innovación de Opex, la empresa colombiana que a través de su iniciativa Hevolución está probando un auto Hyundai Nexo impulsado por hidrógeno. Opex, en una apuesta por ser la primera compañía en proveer hidrógeno para la movilidad, tiene en Medellín la única estación de carga de hidrógeno que está en funcionamiento en Sudamérica, bautizada como “Andes”, y desde el próximo año contarán con su propia planta de producción de hidrógeno verde para vehículos industriales con celdas de combustible.

“Desde Hevolución hemos podido identificar muchas oportunidades en el camino hacia la descarbonización de la energía con hidrógeno. Estamos convencidos que el H2 es la molécula que más sobresale como remplazo de los combustibles fósiles”, indica Juan Camilo. Por ello, Hevolución llevó a Colombia su primer vehículo impulsado por celdas de combustible, las que generan energía eléctrica, a partir del hidrógeno, para alimentar el funcionamiento del motor. “El vehículo tiene un motor eléctrico de 113KW alimentado en su mayoría por una pila de combustible. El motor brinda gran potencia y aceleración al carro, por lo que se disfrutan los recorridos en calles empinadas porque siente el poder del vehículo”, señala Múnera.

Algunas de las ventajas de esta tecnología comparada con los autos eléctricos de batería radican en el tiempo de repostaje y autonomía. “Nuestro Hyundai Nexo se repostea en ocho minutos, alcanzando autonomías hasta de 700 km. Además, estos vehículos presentan un potencial debido a que las pilas de combustible o fuel cells son sistemas completos e inteligentes que pueden ser monitoreados con nuevas tecnologías desde inteligencia artificial y no hay grandes transferencias de calor que comprometan la vida útil de los materiales”, cuentan desde Opex.

Pero este tipo de avances no vienen sin desafíos. Hace ya tres años que en Opex estudian las aplicaciones industriales que se han desarrollado para el uso del hidrógeno: “Entre los mayores retos está el almacenamiento y repostaje del hidrógeno”, dice Juan Camilo. Esto, ya que el hidrógeno gaseoso debe ser comprimido a presiones más elevadas que los gases convencionales que se han utilizado en la industria en los últimos 100 años.

“La tecnología de almacenamiento a compresiones mayores a 500 bar no está madura y aún sigue siendo muy costosa. Por eso los proyectos piloto deben tener muy claro qué tipo de operación quieren desarrollar, porque en Hevolución hemos identificado que los sistemas de almacenamiento y repostaje existentes son soluciones que van de la mano al tipo de operación que se desee alimentar y al volumen de hidrógeno que necesario”, advierte Múnera.

Los desafíos de la movilidad con hidrógeno

Para poder tener movilidad con hidrógeno se requiere producción de hidrógeno a nivel industrial con la calidad que requiere la celda de combustible y a un precio rentable. “Los ciudadanos en Latinoamérica debemos estar convencidos de una realidad: somos una fuente de energía no convencional en la que el mundo tiene puesta sus miradas. Con este marco, lo que Hevolución ha desarrollado es una operación puntual en una zona del suroeste antioqueño en el que podemos obtener un kilovatio económico, verde que será dirigido a la producción de hidrógeno”, explica Juan Camilo Múnera, director de investigación, desarrollo e innovación de Opex. Más aun, aseguran que este proyecto puede ser replicado en cualquier zona.

“Para que los sectores industriales y el consumidor en general se apropie de la tecnología se requieren esfuerzos desde diferentes ángulos de la sociedad que estén dirigidos a sobrepasar barreras que aun presenta la industria del hidrógeno”, asegura. Los desafíos no son pocos. Hay barreras de distinta índole, cada una con sus propias dificultades.

  1. Legales: “A pesar del gran esfuerzo del gobierno actual por generar una ruta de hidrógeno y dejar un marco normativo que permite transitar hacia esta tecnología de manera firme, es necesario que el gobierno siga generando reglamentación dirigidas a fomentar el uso de energías limpias como fuentes de generación de energías verdes. Esto permitirá que los empresarios tengan múltiples posibilidades de negocio pues se encontrarán con un portafolio diversificado de fuentes de energía de baja emisión a precios competitivos”.
  2. Comerciales: “Existe gran desconocimiento de la tecnología por parte del sector industrial, en parte porque se tiene la idea que es una tecnología futurista, pero lo cierto es que estamos en un periodo donde cada día más sectores industriales a nivel mundial la introducen en sus operaciones. Por ejemplo, en Estados Unidos ya se encuentran operando más de 40 mil montacargas con fuel cells [celdas de combustible]. Y Europa terminó 2021 con más de 800 estaciones de repostaje de hidrógeno”.
  3. Tecnológicas: “Aún hay etapas de la cadena de suministro que son costosas y aumentan el valor del hidrógeno. Por ejemplo, se debe seguir investigando en sistemas de almacenamiento y transporte que sean más eficientes y económicos, pues es un eslabón que sigue siendo muy costoso para las operaciones”.
  4. Económicas: “El gobierno nacional debe seguir impulsando la inyección de capital a proyectos enfocados a hidrógeno. Esto permitirá que muchos proyectos tengan un subsidio del estado y sean atractivos para la comunidad en general”.
  5. Académicas: “Al ser esta una nueva tecnología no se cuenta con una masa crítica y calificada que cubra desde las etapas iniciales de producción hasta el mercado de los desarrolladores de tecnología”.

¡Nuevo newsletter H2LAC Review!

Suscríbete ahora y se el primero en recibir información actualizada sobre el desarrollo del hidrógeno verde en la región.

Menú