Estado actual Hidrógeno Verde

La matriz energética nacional está predominantemente compuesta por crudo y petrolíferos – 38% – y por gas natural – 47% – (Fuente: Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios, 2017)

De la capacidad instalada total (79,599 MW) en México para la generación de energía eléctrica, el 29.4% corresponde a energía renovable (geotermoléctrica, eoloeléctrica, hidroeléctrica, fotovoltaica, biomasa). (Fuente: SENER, 2020)

De acuerdo con el Atlas Nacional de Zonas con Alto Potencial de Energías Limpias (AZEL), en México se podría instalar una capacidad de 2,593 GW de energías renovables.

México cuenta con un amplio marco legal para las Energías Renovables, de las cuales destacan la Ley de Transición Energética (LTE, 2015), la Ley de la Industria Eléctrica (LIE, 2014) y la Ley General de Cambio Climático (LGCC, 2012).

La Ley de Transición Energética establece como mandato que el 35% de la generación de energía eléctrica en México deberá provenir de energías limpias para el año 2024. Asimismo, delimita como sus instrumentos de planeación a 1) la Estrategia de Transición para promover el uso de tecnologías y combustibles más limpios, 2) el Programa Especial de la Transición Energética (PETE) y 3) el Programa Nacional para el Aprovechamiento Sustentable de la Energía (PRONASE).

Por su parte, la Ley de la Industria Eléctrica (2014) define a las energías limpias, entre las que se incluye: eólica, solar, oceánica, geotérmica, bioenergética, biogás, e hidrógeno. El caso de esta última, la eficiencia mínima no deberá ser menor a 70% del poder calorífico inferior de los combustibles utilizados.

La Ley General de Cambio Climático (2012) establece como meta una reducción del 50% de las emisiones de GEI al 2050 respecto al año 2000. Esto condicionado a los mecanismos de financiamiento y transferencia. La Ley delimita como sus instrumentos de planeación a 1) la Estrategia Nacional de Cambio Climático (ENCC), 2) el Programa Especial de Cambio Climático (PECC) y 3) los Programas de

las Entidades Federativas. Asimismo, reconoce los compromisos internacionales del país en el marco del Acuerdo de París, es decir las Contribuciones Determinadas a nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés). Recientemente, México ha presentado la actualización de su NDC como se presenta a continuación:

  • Compromisos no condicionados: Se centran en reducir el 22% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y 51% de las emisiones de carbono negro al año 2030 respecto al escenario tendencial (business-as-usual, BAU)
  • Compromisos condicionados: Apoyarán a reducir hasta en un 36% las emisiones de GEI y 70% de las emisiones de carbono negro al año 2030 respecto al escenario BAU.

Aún no se cuenta con un plan o estrategia específica para Hidrógeno Verde en México.

En el marco regulatorio energético actual se menciona al hidrógeno verde en la Estrategia de Transición para Promover el uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios, en el Programa Sectorial de Energía y en los Lineamientos para el otorgamiento de Certificados de Energías Limpias (CELs).

La Estrategia de Transición para Promover el uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios únicamente menciona a la gasificación para producción de hidrógeno como tecnología eficiente en el aprovechamiento de bioenergía. Mientras que el Programa Sectorial de Energía 2020-2024 resalta la opción de explorar el aprovechamiento de hidrógeno. En el caso de los CELs, el aprovechamiento de hidrógeno es una unidad acreditada.

La información es muy puntual y requiere el desarrollo de más instrumentos para su implementación.

Aún no se cuenta con proyectos de gran escala de producción de Hidrógeno Verde.

Punto focal

Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable en México (GIZ)
Lorena Espinosa, Asesora del Programa Apoyo a la

Implementación de la Transición Energética en México

lorena.espinosa@giz.de

Noticias

Conocimiento

Filtros

Tipo de documento
Todos los documentos
Etiquetas